La engañadora y el hombre confundido

DESPUÉS DE LA MEDIA RUEDA

Enrique Jorrín dijo por televisión que La engañadora era una flaquita que bailaba en el salón de baile del Silver Star. Se ponía relleno en los faroles y en el maletero. Un día descubrieron que toda ella era almohaditas. —solté.

Disculpa jovencito. También ha contado que era una curvilínea que paraba el tráfico en la calle Infanta, otras veces que era una mujer de la vida que caminaba por el Prado cerca de la esquina con Neptuno. —Aclaró Carlos, el hijo mayor de Rósula Nápoles.

No interrumpas más a Carlos. Si es de la farándula, él conoce bien la anécdota.

Abuela Nené marcaba un rito implacable en el pedal de su vieja máquina de coser Singer. Nuestro vecino había traído unos pantalones a la señora María (como él la llamaba) para que se los estrechara. «Apretados como tubos, como se usan.» Sus manos…

Ver la entrada original 818 palabras más

Publicado el abril 28, 2014 en Artículos Invitados y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Pues un “me gusto” de vez en cuando no hace daño…
    Gracias por traerme de visita, buen Manolito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Hasta Reventar

Un lugar para encontrarnos siempre

La mano del extranjero

Blog sobre ficciones del cine, la literatura y el cómic

Laura Urcelay

Literatura realista y protagonistas femeninas

Revolución Poeta

"La revolución en letras, abre puertas a la libertad y junto a un lápiz y papel cantamos la verdad"

Manuel Mora Morales

Solamente son "normales" las personas que no conocemos bien.

Hablando silencios

Quiero compartir lo que en ocasiones callo.

A %d blogueros les gusta esto: