CASAS DESHECHAS

A las construcciones viejas puedes darles un chute de viagra reformista y cabe que puedan recobrar algo del glamour perdido, en caso contrario…a paliativos

Pienso que es más acertado hablar de casas deshechas que de casas viejas. Me gusta perderme por pueblos, aldeas y rincones que no aparecen en los mapas ni en los indicadores de carretera. Y cada vez me encuentro con más desiertos de ladrillo o adobe vendidos al tiempo. A las construcciones viejas puedes darles un chute de viagra reformista y puedes recuperar algo del glamour perdido, pero cuando no la has medicado lo suficiente y a tiempo, se te va de las manos y tienes que ingresar su cadáver de piedra al inventario de paliativos. Tendríamos que buscar alguna forma de reajustar y salvaguardar tanto despropósito en las casas. En algunos pueblos se entregan gratis a cambio de reformarlas y, que curioso, un buen número de los afortunados son personas emigrantes. ¿Somos los nacionales tan ricos, que no nos interesa el invento?

Publicado el septiembre 3, 2015 en Piezas/Lugares y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Pensamiento Creativo

Mejoramiento personal

Sobre ficciones

"Lo curioso del arte es que no celebra nada, se celebra así mismo." Javier Daulte

Bitácoras y desperdicios

Más basura cibernética y cafeinómana

Libero Verbi

Poesía y pensamientos desordenados

Cronopio maldito

Bienvenido a tu hogar mental.

EDICIONES INVASORAS

Por un teatro de invasión

A %d blogueros les gusta esto: