SERIE POESÍA PERFORMANCE: EL COCHECITO LERÉ

Paseando sin rumbo fijo, para qué imponerme un objetivo, si me lo van a cambiar en cualquier momento las circunstancias. Pues eso, paseando por aquí y por allá, me topé con un vehículo de fantasía más propio de otras latitudes y sueños. Me recordó a los cochecitos de las fantasías infantiles, a las alegrías turísticas de otros mundos, a los reclamos publicitarios destinados a nuestras emociones. Me gustó, así que busqué un banco y me puse a soñar con mi universo invisible, tengo un universo invisible donde soy como quiero ser y las personas que me acompañan también. Tiene poco futuro, pero me sigue dando la mano como muchos de mis juguetes niños. Hay que estar atentos a los semáforos vitales.

Publicado el diciembre 5, 2015 en Cosecha Propia y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Pues este semáforo lo tienes con luz verde;-))
    Tu universo invisible es eterno… no lo dudes!!!

    Abrazo

  2. Pues sí que es propio de otras latitudes… un rickshaw! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Uriel saino

Un viajero sabio nunca desprecia a su propio país

EV, escapadas y viajes

- Para saber más sobre otros lugares -

Merche Maldonado, mi mundo

LA AVENTURA ESTÁ SERVIDA.

Libreta de bocetos

Red de maestros de arte

LAGARTO ROJO

VIAJES POR ESPAÑA Y EL MUNDO

Gareth Roberts

Unorthodox Marketing & Strategy

Liberoamérica

Plataforma literaria iberoamericana

perdiendo el norte

crónica de una vuelta al mundo

A %d blogueros les gusta esto: