BALCONADA CON IMAGEN

Nuestras calles, las tradicionales, claro, guardan muchas sorpresas estéticas-religiosas. Por toda nuestra geografía contamos con imágenes presidiendo una hornacina en la calle, una placa o, como es el caso, las encontramos recreadas en balconadas. Parece que nos vigilan, que nos recuerdan su presencia y, si te fijas bien y las miras a los ojos, parece que te está manteniendo la mirada hasta que desaparece de nuestro campo visual. Están ahí y nos acompañan en paseos, reposos y nos recuerdan raíces y tradiciones. Donde nunca las veo, por mucho que me fijo, es en los barrios modernos, financieros o de alto standing. Tengo que investigar más tranquilo el asunto.

Publicado el mayo 6, 2016 en Artículos Propios y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Pensamiento Creativo

Mejoramiento personal

Sobre ficciones

"Lo curioso del arte es que no celebra nada, se celebra así mismo." Javier Daulte

Bitácoras y desperdicios

Más basura cibernética y cafeinómana

Libero Verbi

Poesía y pensamientos desordenados

Cronopio maldito

Bienvenido a tu hogar mental.

EDICIONES INVASORAS

Por un teatro de invasión

A %d blogueros les gusta esto: