AGUA MEDICINAL

Hace mucho tiempo los Balnearios eran refugio de economías nobles y enfermos de postín. Hoy día se han convertido en posada transitoria de cualquier viajero, turista o curioso. Los hay de nueva factura pero me gustan más los que han conservado su arquitectura decimonónica. Algunos tienen sus propios lagos regenerativos, si bien el postre de los Balnearios sigue siendo sus suculentos y relajantes masajes y, por supuesto, sus aguas medicinales. No hay enfermedad que se resista a su remedios eternos.

IMG_3282

Publicado el agosto 26, 2017 en Artículos Propios y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 11 comentarios.

  1. Hola, leí uno de tus libros y me gustó mucho el relato de la gata. Muy tierno.

  2. el balneario de Archena era.ummmm
    No sé cómoestará ahora… estaba muy deteriorado
    saludos

  3. Me encanta. Además, en mi libro favorito -Ana Karenina- hay un pasaje importante en un balneario.

  4. a mi también me gusta ese envase del siglo xIx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Comienzo de 0

Artículo 19. Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión. ---Declaración Universal de Derechos Humanos.

IMPREINT journal

The official bulletin of the artist IMPREINT created to repost excerpts from 'En plein air'.

Lucernarios

Espacio literario abierto a la poesía y la crítica

1julieta

Poesía y algo más

Sabius

ideas y reflexiones alrededor de una copa

El Sello del Escritor

El sello del escritor es su propia voz, su marca personal, el estilo que lo define y lo distingue del resto.

A %d blogueros les gusta esto: