JUGANDO CON EL MIEDO Y LA MUERTE

Sigo prefiriendo celebrar en estas fechas el día de los difuntos y perderme por los senderos de cualquier cementerio, saludando y sonriendo. Eso sí, el juego de los miedos, la muerte, los disfraces y los colores es una propuesta sugerente que traspasa fronteras emocionales. Y, desde luego, me gustan las fiestas mexicanas que se montan para pasar un rato con los muertos. En fin, celebremos halloween, festejemos el pan de muerto y no olvidemos a nuestros difuntos, todo vale en esta peregrinación nuestra.

Publicado el octubre 31, 2019 en Piezas/Lugares y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Cada cultura tiene formas diferentes de celebrar el día de los difuntos y es muy respetable, pero parte de nuestra sociedad se imbuye de nuevas tradiciones culturales olvidándose de las nuestras y la verdad a mí no me parece bien, porque las nuestras se quedan en el rincón del olvido. Un abrazo y feliz fin de semana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Comienzo de 0

Artículo 19. Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión. ---Declaración Universal de Derechos Humanos.

IMPREINT journal

The official bulletin of the artist IMPREINT created to repost excerpts from 'En plein air'.

Lucernarios

Espacio literario abierto a la poesía y la crítica

1julieta

Poesía y algo más

Sabius

ideas y reflexiones alrededor de una copa

El Sello del Escritor

El sello del escritor es su propia voz, su marca personal, el estilo que lo define y lo distingue del resto.

A %d blogueros les gusta esto: