MONASTERIO DE UCLÉS: EL ESCORIAL DE LA MANCHA

El monasterio de Uclés forma parte de distintas construcciones levantadas en diferentes momentos de la historia. Sus primeras trazas las encontramos durante la dominación musulmana y su principal protagonismo lo alcanza durante su posesión por parte de la Orden de Santiago, adquiriendo su fisonomía actual terminada ya la Reconquista.

 

Sin duda estamos ante un importante y singular retazo de nuestra historia. En el cerro donde se levanta impactante el monasterio hubo un castro celtíbero y la historia se encargó de ir diseñando el resto de la fortaleza. La construcción del monasterio la inició Carlos I en 1529 (la corona había adquirido el maestrazgo de la orden de Santiago) El ala este, de estilo plateresco, fue la primera en ver la luz. Su creador: Enrique Egas.  A finales de ese siglo comenzó la construcción de la iglesia, de estilo herreriano. Ya en el XVII tenemos las obras del patio y de la escalera principal. La obra llegó a su fin en 1735, reinando Felipe V, elevándose un cuerpo la nave oriental y finalizando la portada principal en estilo churrigueresco.

Pero los avatares del monasterio prosiguen, así en 1836 la Orden de Santiago abandonó el monasterio por la desamortización de Mendizábal. Más tarde el monasterio se convirtió en colegio de segunda enseñanza, luego, en noviciado y colegio de agustinos. En 1936 fue saqueado y destrozado interiormente, instalándose luego en él un hospital provisional. No acaban aquí sus aportaciones, convirtiéndose en presidio para presos políticos. Restaurado y puesto de limpio acogió en 1949 el seminario menor del obispado de Cuenca. Hoy, si se acercan al monasterio, podrán contemplar que es sede de Encuentros, Seminarios varios, Conferencias, Cursos de Inglés y otras tantas actividades dedicadas al ocio y el conocimiento.

A saber cual será su próximo destino, pero lo que si está claro es que un viaje al monasterio, al englomerado de edificios que forman el conjunto, vale la pena y es cuasi obligatorio hacerlo. Así que no olvidemos pasar por este punto histórico al que también se conoce como el Escorial de la Mancha, debido a que la iglesia es obra de Francisco de Mora, discípulo de Juan de Herrera, que estuvo al frente de las obras durante más de veinte años. ¡Buen Viaje!

(Fotografías de Helga Martinez Pallarés)

Publicado el diciembre 21, 2014 en Viajes y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Mucha diversión y alegría para estas fechas, feliz Navidad, Manuel.

  1. Pingback: SANTA MARIA DEL AZOGUE | Gorrion de Asfalto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Actitud i Més

Psicología, formación y orientación laboral

elloboestaaqui

disentería literaria

De Economía y Algo Más

Orgullosa egresada el IPN, vivo con mis padres, tengo 2 hermanos a los cuales quiero mucho, somos como mueganos, tengo novio y estamos pensando en irnos a vivir juntos, me gusta mucho hacer ejercicio y los animales, tengo un gato llamado Cucho,

Unalome

Experiencias e intereses varios con los que aprender y desarrollarse. Un blog para exprimir los días.

Big Ben Antiguedades y Coleccionismo

El maravilloso mundo de los objetos antiguos y de colección

El Árbol del Chanchito

La Vida es un Cuchuflí

A %d blogueros les gusta esto: