PLAGAS Y MUTACIONES

Muchas de las empresas que combatían las plagas no encuentran recicle o reenganche humano-social. Nuestro sistema inmunológico lo acepta todo y no para de mutar.

Antes, posiblemente, las plagas no tenían tan buena acogida y prensa. Ahora, ya sean, tribus de intermediarios, grupos de sectas financieras, mafias políticas o despachos de influencias humano-sociales…por citas tan solo algunas agrupaciones dedicadas a toda suerte  y variedad de plagas, disfrutan de paraísos exclusivos a la medida. Lo que sucede, tal vez, es que ahora mismo forman parte de nuestro día a día y nos hemos acostumbrado tanto a su presencia que las alimentamos, mimamos, perpetuamos y les buscamos acomodo entre nosotros. De ahí que muchas de las empresas que las combatían vayan liquidando el negocio. Nuestro sistema inmunológico lo acepta todo y no para de mutar.

Fotografías de Helga Martinez Pallarés. Y si, por un casual, le apetece seguir leyendo un rato

Publicado el enero 4, 2015 en Artículos Propios y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Tienes toda la razón con que antes las plagas no tenían tan buena prensa, ahora en cuanto llega esta época del año, los periódicos se nos rifan, nos hacen entrevistas, nos intentan vender anuncios etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Pensamiento Creativo

Mejoramiento personal

Sobre ficciones

"Lo curioso del arte es que no celebra nada, se celebra así mismo." Javier Daulte

Bitácoras y desperdicios

Más basura cibernética y cafeinómana

Libero Verbi

Poesía y pensamientos desordenados

Cronopio maldito

Bienvenido a tu hogar mental.

EDICIONES INVASORAS

Por un teatro de invasión

A %d blogueros les gusta esto: