MARKETING DE LA NATALIDAD

Cuando sea mayor pienso tener muchos niños, uno para cada día. Y como la improvisación y lo material no siempre casan bien, he decidido empezar a comprar ropita para mis nenes futuros. Lo primero que necesito es un harén femenino que se preste a colaborar en mi proyecto paternal. Necesitaría unas treinta o cuarenta voluntarias de quita y pon. Todas cotizarían en la seguridad social, por supuesto. Las cosas se hacen bien o no se hacen. Y luego, después, de la comunicación carnal, nada, cinco minutos mal contados, estamos hablando de procrear no de placer, nos vamos a merendar antes de patearnos todas las tiendas de sombreritos, vestiditos y patucos. Hay un cambio climático en la natalidad y debo aprovecharlo antes de que el maldito colesterol acabe con mis posibilidades.

Y por si apetece seguir leyendo

Publicado el junio 1, 2015 en Artículos Propios y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Revolución Poeta

"La revolución en letras, abre puertas a la libertad y junto a un lápiz y papel cantamos la verdad"

Hablando silencios

Quiero compartir lo que en ocasiones callo.

Poetas en la noche

POESÍA, CUENTOS Y RELATOS

Uriel saino

Un viajero sabio nunca desprecia a su propio país

A %d blogueros les gusta esto: