Archivos Mensuales: julio 2015

LA BOTELLA DEL DELITO

Sevilla, cuarenta y cinco grados a la sombra. Las costumbres evolucionan con el cambio climático. Con tales temperaturas puedes salir a la calle con todo tu surtido de alhajas, tus monedas en oro colgadas como aretes y con billetes de quinientos, si circulan todavía, asomados desde cualquier bolsillo. No corres peligro, pero si llevas una botella de agua para paliar el calor y la sed, estás perdido, te la robarán, te asaltarán sin miramientos, porque el agua se está convirtiendo en un bien de primer orden. Si sales a la calle con estas temperaturas, oculta el agua o sal bebido de casa. La policía no sabe que hacer, pero de momento reparte en las fuentes botellas de agua gratis para los delincuentes habituales. Seguiremos informando.

IMG_20150723_160201-1

LA SANGRE DE SAN PANTALEÓN

San Pantaleón nació en Nicomedia, antigua capital de la región de Bitinia, en Asia Menor, en el siglo III, y ejerció la medicina en la corte del emperador Maximiano.

Como todos los días 27 de julio, cambie o no el calendario, asistimos a la licuación de la sangre de San Pantaleón custodiada en el Real Monasterio de la Encarnación de Madrid. Milagro, leyenda, casualidad, tradición, lo cierto es que no existe una respuesta científica al respecto, tal vez por eso el abanico de respuestas se multiplica en todos los sentidos. Son miles las personas que se acercan para contemplar la licuación y rezar al santo. El proceso es muy lento, ya en mayo la sangre va cambiando su color y en junio ya se comprueba una subida en su volumen. Su leyenda comienza después de la muerte de su padre, cuando se dedica a ejercer la medicina de forma gratuita, hecho por el cual le denunciaron ante el emperador Maximiano, quien le acusó de hacer magia y, en consecuencia, le pidió la apostasía de la fe cristiana, y a continuación fue ordenada su tortura, dada la negativa de San Pantaleón por abandonar su fe.

Las fotografías se las debemos a Tuchy Regueras y si estás animado a seguir leyendo te recomiendo la siguiente entrada

MANTIS RELIGIOSA ¿MITO O REALIDAD?

Un vecino, muy lejano en el trato, quiero aclarar, ha denunciado a su mujer ante la policía, acusándola de transformista erótica, dado que tras hacer uso del matrimonio o de lo que sea, no hay que ser escrupulosos ni puntillosos en asuntos festivos, intenta tragárselo de una pieza. La autoridad competente ha desestimado el caso y ha encerrado en un hogar de reposo a mi vecino lejanísimo. El infeliz pasa sus días reponiendo su salud mental y la verbena de heridas que pueblan su cabeza, mientras no deja de recitar el nombre de su amada, porque el muy imbécil sigue enamorado del castigo del amor.

No puedo dejar de sugerirte la siguiente entrada, por si dispones de tiempo

MI EXPAREJA NO PUDO MÁS (XXL)

Una mujer debe enfrentarse a demasiados dilemas de la actualidad como para escapar indemne de la presión social

Mi expareja lo intentó, trabajó en ello, pero los medios de comunicación, el cine, el club de la comedia, sus amigas, mis anteriores novias, todo ello, formó una mezcla explosiva de presión que tuvo su traca final cuando, humildemente, intenté aparcar en una plaza de parking de un centro comercial  y, el vigilante subterráneo, me hizo desistir porque no alcanzaba la talla exigida. Era una plaza “XXL”, no apta para vehículos de tralla. Mi pareja salió del coche y no he vuelto a saber de ella. Una pena, porque ya no me dolía dejarla ganar al futbolín.

Kativa Works

Relatos, poemas y reflexiones desde el interior de la caverna.

luzsobretodo

"La vida no es un tener y conseguir, sino Ser y Convertir"

Peregrinos de la tierra en sombras

Por el dulce hábito de escribir, de vivir más despacio.

. . . PINK PANZER KORPS. . .

Poesía, ese extraño perfume que envuelve mi vida en rosa... Poésie, ce parfum étranger qui enveloppe ma vie en rose...

Sigo aqui

Mi rincon del cuadrilatero

FILOSOFIA DEL RECONOCIMIENTO

DISQUISICIONES DESDE EL ABISMO

Reve Cossue - Encadenado a mis palabras

Puedes apoyarme con tus donativos en: https://www.paypal.me/MRibadulla

Antonella Lallo

Lucania la mia ragione di vita