Archivos Mensuales: septiembre 2015

¿CARTEL SOLIDARIO RACISTA?

Estoy plenamente de acuerdo con el contenido del cartel ético-pedagógico que acompaña este post, aunque estemos en crisis. Hay mucho transgresor de las normas de convivencia y tenemos que velar por la moral medioambiental. Claro que…luego pensándolo con más sosiego me digo, si, estoy de acuerdo, pero no es un tanto racista?. Me explico, el cartel está en un ambulatorio, tal vez, extramuros de las zonas de bienestar. Me pregunto, sin mala intención, si no estaría mejor ubicado, retocando un tanto su contenido, en los baños, pasillos o despachos de bancos, congresos o multinacionales. Igual en esos puntos se tienen mayores opciones de dañar las reglas de la justa distribución social. Seguro que más de uno tiene al abuelo disecado en el comedor para cobrar su pensión, hecho reprobable, por supuesto, pero sigo pensando que el problema de la crisis, quiebras, desahucios, mala alimentación y refugiados a gogó no la tienen cuatro abuelos disecados por nuestra geografía vecinal.

¿Cartel racista?

¿Cartel racista?

TUMBA ETRUSCA

Andaba yo medio, gustosamente, perdido por las calles de la bella localidad de San Gimignano cuando acerté a pasar por delante de una villa que respiraba historia, hermosura y mucha emoción contenida. Una placa no dejaba dudas, estaba ante una tumba etrusca que compartía protagonismo con la entrada principal de la mansión. Me gustó. Hay gustos para todo. Además, tener la muerte presente tanto cuando entras o sales de tu casa a la calle y viceversa cunde mucho en la madurez y evolución personal. He tenido problemas, dado que soy muy emprendedor, cuando he querido trasladar la idea y su proyección eterna a mi bloque de vecinos. La Junta vecinal no me ha dado permiso ni para colocar un nicho junto a los buzones. Volveré a San Gimignano para llenarme de belleza y serenidad.

Tumba etrusca

Tumba etrusca (Fotografía de Tuchy Regueras)

LAS GALLETAS DEL ANTICRISTO

Lo que hay que inventar para vender más que el vecino empresario de enfrente. No digo que los dulces en cuestión no sean excelentes, la perdición de monjas, sacristanes y diabéticos, pero me hace sentir raro el marketing del todo vale. Claro, que también puede ser la respuesta lógica de alguna secta del azúcar, en contestción pastelera a las tetillas de monja, tal vez. Cuando descubrí el manjar en Cantabria, pregunté si estaban ricas y el dispensero tan solo acertó con encogerse de hombros. Eso sí, me regaló una sonrisita lasciva. En fin “cosas veredes amigo Sancho”. Si alguien gusta de unos cojoncillos de anticristo, que las consiga. Yo soy de buen conformar y no me van las experiencias erótico-gastronómicas, así que seguiré con mis galletas “maría”. A ver, si alguien me propone alguna experiencia sabrosa, pues hablaré con mi abogado. No me cierro a casi nada.

IMG-20150911-WA0001 IMG-20150911-WA0001-1

FRAGMENTOS DEL HOSPITAL DE LOS INOCENTES

El Hospital de los Inocentes fue un orfanato de niños de Florencia, diseñado por Filippo Brunelleschi, quien recibió el encargo en 1419. Está considerado un notable ejemplo de la arquitectura del primer renacimiento italiano. Este Hospital es la más moderna realización burguesa de la arquitectura florentina. Señalar que fue el primer hospital de expósito que existió en Europa y que, todavía a día de hoy, continua con la tradición del cuidado infantil, por ejemplo, es sede de jardines para niños, tiene una guardería y tres casas de acogida, sin olvidar sus oficinas de investigación de la Unicef. Y por ley se convirtió en Centro Nacional de Documentación y Análisis de la Infancia y Adolescencia. Un referente artístico, humano y social que nadie debe perderse en su próxima visita a Florencia. (Fotografías de Tuchy Regueras)

Revolución Poeta

"La revolución en letras, abre puertas a la libertad y junto a un lápiz y papel cantamos la verdad"

Manuel Mora Morales

"Insiste en tus errores, porque ésa es tu verdadera personalidad." (Cortázar)

Hablando silencios

Quiero compartir lo que en ocasiones callo.

Poetas en la noche

POESÍA, CUENTOS Y RELATOS

Uriel saino

Un viajero sabio nunca desprecia a su propio país