¿ROBOTITOS O AMIGOS IMAGINARIOS?

Adopta un amigo imaginario. Gasta poco, acompaña mucho y es muy fácil de reciclar

La situación podría ser preocupante si no tomamos las debidas medidas. No estoy nada en contra de la robótica, soy partidario de hablar con robots por teléfono, taquillas y calle. Me encanta la tecnología, si bien admito me carraspea algún chip. Todo el inventario futurista me entusiasma, pero el otro día, tomando un café analógico, apareció la leyenda urbana de que los amigos imaginarios están emigrando lejos de las fronteras de la fantasía por falta de atención y trabajo. Muchas personas están pasándose a la ciencia en carne viva y están abandonando las parcelas de filosofía vital ligadas al universo de los sueños. Un servidor, ha reencarnado a su mejor amigo imaginario, en un pequeño y viejo muñeco de madera. Me lo llevo a pasear, al cine, al fútbol. Hablamos mucho. No es nada raro, me cruzo de seguido con personas dopadas que hablan con su móvil sin cesar, en el coche, en el metro, en la mesa con sus amigos, en la cama con su pareja. Yo, soy un clásico, hablo con mi amigo imaginario. Pon un amigo imaginario en tu vida.

Publicado el noviembre 14, 2015 en Artículos Propios y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

La máscara rota

Publicación de cuentos, ensayos y otro tipo de contenidos

¡Vaya Diario!

viajes, geografía y cuentos

El vuelo de la lechuza

Filosofía, literatura, humanidades.

El cuidado en la palabra

Enfermeras que cuidan a través de las palabras

El espacio de Chus

Un blog de rebote

Vivencias de un Pirata

Afotando por la vida.

A %d blogueros les gusta esto: