¿Qué haría hoy Don Quijote con los molinos?

Don Quijote miraba atónito, sin pestañear,  la mancha del paisaje que se levantaba ante su aturdida percepción. Hacía mucho que no vivía una aventura y eso le turbaba.  No acertaba a discernir qué suerte de encantamiento era el que protagonizaban un puñado de seres que arrastraban un misterioso artilugio de maderas venidas a menos. Desde su acuartelamiento en los Molinos, mantenía guardia ante cualquier acontecimiento que osara manifestarse.

No hacía mucho que los gigantes abandonaron el lugar tras claudicar ante la furia del Quijote, pero el nuevo ejército que se avecinaba no parecía buscar batalla, todo lo contrario, se mostraba cauto ante su gallarda presencia. Seguramente- reflexionó- han oído hablar de mi presteza con las armas y mi espíritu indomable. Miró la plantación de molinos sembrada a sus espaldas y se dijo: “Yo os protegeré de cualquier mago de las palabras y los hechizos”. Sancho andaba cobijado bajo la sombra del molino encomendado a despensa, mientras sus manos revoloteaban por un manual de filosofía canalla que le mantenía medio despierto, pero sin contento.  La mancha de seres extraños cobraba protagonismo a medida que se acercaba ante la presencia del Quijote. El tiempo consiguió que el gentío llegara hasta las mismas barbas del hidalgo y, uno de ellos, el que mejor se mantenía en pie, se adelantó para rendir pleitesía  al guardián del Castillo de los Molinos.

  • Señor, me dais licencia para hablaros- solicitó indeciso. El Quijote asintió con un gesto
  • Somos un grupo de soñadores que partimos desde tierras lejanas a muchas leguas de aquí, más allá de las orillas de los océanos que protegen vuestras tierras
  • ¿Y cuál es vuestro sueño?
  • Establecernos en cualquier morada que nos acepte
  • ¿No buscáis conquista alguna ni los amores de una dama que habite vuestros sueños?
  • Somos soñadores principiantes, tenemos sueños modestos
  • ¿Qué clase de sueños son esos?
  • Tenemos tan solo sueños de supervivencia. Necesitamos esperanza para abrazar grandes sueños
  • ¿Y ese extraño artefacto que arrastráis por el desierto del paisaje?
  • Es una patera, gallardo señor, una patera que ha cruzado los mares. Es nuestro único ajuar
  • ¿Entonces, habéis vivido aventuras?
  • Cientos, miles. Todas de nefastos recuerdos

Una sonrisa vistió el semblante, hasta ahora, tirante y ceremonioso  de don Quijote. Mientras tanto, Sancho, daba cuenta de un suculento bocadillo, no dejando de escuchar la charla y esperando, de un momento a otro, la embestida de su amo y, acostumbrado a ellas, buscaba con interés donde paraba su alforja de primeros auxilios para socorrer a su señor en cuanto terminara la refriega, pero esta no parecía llegar y se acabó adormilando mientras abrazaba su bota de vino.

El Quijote pasó revista al ejército encantado, formado por gente desnutrida, mujeres embarazadas e infantes con cara de miedo y hambre. Todos o casi todos parecían venir de otros universos, tal vez, paralelos a este que habitaba el hidalgo, pero no les parecía gente guerrillera, no portaban armas ni artefactos de guerra, tan solo una singular barcaza hecha de maderas acordonadas que habían llamado patera. Se dirigió paternal al portavoz del grupo

  • ¿Qué esperáis de mí, buena gente?
  • La caridad de dejarnos descansar en vuestro castillo hechos de molinos, la oportunidad de llenar el estómago o engañarlo, que tanto da y, el regalo de vuestra sabiduría para que nos enseñéis a soñar. Lo necesitamos tanto como el descanso y la comida, tal vez más. Los sueños, aunque inventados, nos permiten mantenernos en pie buscando nuestro paraíso
  • Sea, estos molinos son ahora vuestro hospedaje, vuestro oasis, vuestra catapulta para seguir caminando

Sancho hizo labores de reparto alimentario entre los recién llegados, mientras no dejaba de rezar letanías y recordar sin sabores entre dientes. Era un escudero y su labor de escudero era servir a su señor, aunque le pareciera una auténtica necedad aquel acercamiento con seres hechizados que no tenían ningún parecido, en sus señas de identidad, con ningún castellano viejo de los entornos.

Don Quijote, aprovechó, el recreo de sus invitados para filosofar con todos los molinos, buscando entre ellos el que mejor se prestara para la aventura caballeresca del soñar. Sus entendederas le guiaban a socorrer al ejército de potenciales soñadores, que andaba perdido por realidades desdibujadas, realidades que debían atravesar y someter bajo feroces penitencias. Nada mejor que bañarlos de energías renovables. Al fin, don Quijote, hizo su elección. Acarició al libertador, le sugirió su misión y se abrazó al mismo con familiar confianza. Los molinos y el Quijote venían de la misma cuna y su parentesco les daba relajo, sosiego y plenitud.

Acabado el refrigerio, don Quijote puso en cola a los encantados por la mala magia y les habló lleno de humanismo y locura, la mejor combinación nacida en este mundo para trastear con las realidades vitales y los futuros en barbecho. Señores soñadores- manifestó- vuestras demandas han ganado mi voluntad y os presto el mejor de mis molinos para viajar en pos de los sueños. Abrazaros a sus aspas y rotar por la ruleta de las posibilidades para saltar en el momento preciso y agarrar uno de los tantos sueños que andan huérfanos  de quien los quisiera adoptar. Volar, primero volar, que es el primer peldaño para llegar al altar de los sueños. Y uno a uno, fueron lanzados al aire con fuerza por el molino libertador hasta desaparecer por las rendijas oníricas que los dioses de la eternidad ocultan a bachilleres y gentes que no saben o temen soñar. Y así, uno a uno, fueron integrándose a otros universos,  volando por la vida hasta aterrizar en los sueños, al fin y al cabo, era una vuelta al origen, dado que los sueños fueron las primeras criaturas de la creación.#MolinosQuijote

molinos-quijote-1

Publicado el mayo 1, 2016 en Artículos Propios y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

noaladomesticacionguayaquil

Un espacio para elevar conciencias

El Novato

Sitio de relatos y cuentos breves.

Yo Reflexionando

Psicóloga, mi objetivo es ayudar, la vida es crecer y reinventarse.

los silencios que hablan

Algunas ideas y pensamientos. Cosas que intuyo, imagino, creo y veo

El Blog de Chano

Lo que me gustaría contar, merece ser escrito

Musica Jazz/Funk

https://www.facebook.com/bluefunkymamma

LUCES Y SOMBRAS

Siempre hay dos puntos de vista... o más

A %d blogueros les gusta esto: