FUMADERO CLANDESTINO

Conozco un local de mala reputación donde solo te dejan entrar si hueles a humo y llevas dos o tres paquetes de cigarros en los bolsillos. Ha sido clausurado sin motivos aparentes. Ahora, me he hecho socio de una asociación de tabaquistas “light”. No le veo mucho futuro, falta el radicalismo de la transgresión. Es decir, me sigo acercando a un descampado de las afueras de la ciudad, un fumadero clandestino, donde puedo echar todas las bocanadas tóxicas que quiera sin que nadie sodomice mi voluntad. Por cierto, tengo cita con el psicólogo, a ver si me explica el motivo de mi conducta, porque yo no fumo. Bueno, algún cigarrito, tal vez, un paquete o dos, poca cosa, hay que morirse sano para que tu cadáver tenga buena presencia.

Foto0285

Publicado el junio 8, 2016 en Artículos Propios y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Islas de papel y tinta

miguelolmedo1988@gmail.com

Perception

feelings, thoughts and dilemmas

il vento sulla pelle

Guarda come soffia....ascoltalo!!

Sin prejuicios

Para ser y no retenerse

A %d blogueros les gusta esto: