¿BICICLETAS O MACETAS EN LOS BALCONES?

Hay mucha gente que está sola y que su objetivo principal durante el día y la noche es cuidar los balcones. Balcones vacíos, sin vida. Las macetas acompañan un tiempo pero las flores acaban marchitando y te sientes impotente, padeces su ausencia y comulgas con la humillación vital. Nada mejor que plantar bicicletas en los balcones vacíos. Duran una eternidad y solo precisan unas caricias de grasa de tanto en tanto. Las puedes cobijar en casa cuando vienen malos tiempos y, sobre todo, levantan la sospecha entre los vecinos de que tienes compañía en tu albergue vivencial. Las bicicletas están ganando enteros ante amigos celosos, perros acomodados y poesías que pasan por la calle sin mirar arriba, sin mirar al balcón.

Publicado el julio 24, 2017 en Artículos Propios y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 15 comentarios.

  1. Jajaja, muy bueno.
    Abrazos de luz

  2. Hubo un tiempo en que los balcones se dedicaban al almacenamiento de bombonas de butano.

  3. Bueno, las macetas estan muy bien, las bicicletas se ve muy original y muchas miradas tendrá 🙂
    Abrazos y muchas gracias por visitarme ❤

  4. No voy a negar, que me atrae más la vista de vegetación en los balcones. Pero a falta de espacio para guardar la bicicleta…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Pensamiento Creativo

Mejoramiento personal

Sobre ficciones

"Lo curioso del arte es que no celebra nada, se celebra así mismo." Javier Daulte

Bitácoras y desperdicios

Más basura cibernética y cafeinómana

Libero Verbi

Poesía y pensamientos desordenados

Cronopio maldito

Bienvenido a tu hogar mental.

EDICIONES INVASORAS

Por un teatro de invasión

A %d blogueros les gusta esto: