ECOS DE TOULOUSE

Esta ciudad presenta personalidad propia y singular. Atravesada por el Garona, contiene testimonios de su pasado romano, medieval, de sus suburbios urbanos plasmados en el siglo XIX y su amplio extrarradio, que se actualiza sin pausas. Su demografía crece a fuerte ritmo y su apuesta por el futuro es considerable, pero me quedo con sus ecos, esos detalles nimios, frágiles, perdidos. Por ejemplo la presencia de algunas vírgenes en urnas sencillas que arrastran hasta su presencia a no pocos ciudadanos de los sectores frenéticos. Los rincones de sosiego siguen reclamando atención.

Publicado el octubre 12, 2017 en Piezas/Lugares y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Hace poco estuve en Toulouse y me encanto! Es precioso y su gastronimía impecable!
    Un saludo.
    Unalome

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Pensamiento Creativo

Mejoramiento personal

Sobre ficciones

"Lo curioso del arte es que no celebra nada, se celebra así mismo." Javier Daulte

Bitácoras y desperdicios

Más basura cibernética y cafeinómana

Libero Verbi

Poesía y pensamientos desordenados

Cronopio maldito

Bienvenido a tu hogar mental.

EDICIONES INVASORAS

Por un teatro de invasión

A %d blogueros les gusta esto: