EL DÍA DE LOS MUERTOS (EL CIRCO DE LOS MUERTOS)

zenda

EL CIRCO DE LOS MUERTOS

Ya está aquí el circo. Payasos, malabaristas, forzudos y trapecistas abren el desfile que se cierra con las jaulas transgénicas de los animales, imponentes fieras hechas de trapo y cartón,  para no asustar a los muertos grandes y pequeños. La música y la algarabía se han adueñado de la feria. Todo es estridente y multicolor: gentío divertido, algodones de azúcar, esqueletos escurridizos, palomitas y manzanas vestidas de caramelo. Ya está aquí el circo itinerante que se pasea por todos los cementerios del planeta mundo: religiosos, civiles y sin catalogar. No hay fronteras para estos artistas que llenan de alegría y esperanza las jornadas de los muertos, público agradecido, cálido y entregado. No siempre es fiesta para ellos, no siempre protagonizan la atención de los registrados como vivos por la genética imperante, vivos orgullosos y egoístas que consideran al resto de viajeros por los universos cabalísticos como meros actores de reparto descatalogado, racistas vitales que no entienden que la muerte es un recreo trascendente para reponer fuerzas, hacer inventario y seguir trayecto.  Ya está aquí el circo de los muertos. Levantan aplausos y risas a su paso y los muertos, ya sean recientes, vocacionales, crónicos o profesionales se plantan sus mejores galas para sumarse a la fiesta. Visten disfraces travestidos, máscaras de carnaval, indumentaria informal,  harapos de colores, todo está permitido en este universo donde las etiquetas no guardan rigor ni cumplen reglas. Ya está aquí el circo de los muertos para celebrar, como todos los años, la magia de nuestra naturaleza. Todos se suman al espectáculo: parientes, amigos, curiosos y penitentes. Todos comparten sus bienes regalados: ropas, pasteles, fotografías, cuadros, automóviles, flores, casas, féretros, monedas y billetes, licores y toda suerte de manjares, materiales o inventados. Todo lo que habían pedido en sus plegarias y deseos anda repartido, esparcido y abandonado por el cementerio. Esta noche es fiesta grande y sabrosa, todos quieren bailar e interactuar, los muertos son cabeza de cartel en el espectáculo de esta noche plena de emociones y fantasía. Los muertos están bien organizados, cumplen horario de muertos pero no olvidan reír, llorar, comer, beber, filosofar, discutir y hacen el amor manejando los recuerdos como si fueran marionetas con el papel aprendido. Las alacenas de sus mentes son como las buhardillas o los rastrillos, hay toda suerte de mercaderías. No se conforman con estar muertos, sueñan seguir transitando energías, campos santos o ecosistemas neuronales. Incluso los muertos que han perdido o desmejorado piezas de su inventario se echan a los caminos del cementerio para seguir festivos la música que suena en su honor. Y los muertos que ya tan solo son polvo y han perdido su imagen en los espejos danzan bajo la luz de la luna para sentirse bellos y sentirse muertos de verdad, no muertos descatalogados. Me gustan los muertos porque no pretenden ser otra cosa fuera de su destino esotérico. A muchos les cuesta madurar su situación, pero la sabiduría de la muerte les va adoctrinando hasta que puedan dormir solos en sus tumbas y panteones sin la supervisión de los ángeles de los muertos, que muchas noches han estado a su lado hasta que el sueño les envuelve. Los muertos también tienen miedo, son muertos huérfanos del conocimiento cabalístico. Por eso los ángeles de los muertos les cuidan y miman hasta que entienden, aceptan y hacen suyo nuevo  itinerario que les toca recorrer. El circo de los muertos tiene muchos números preparados para los muertos niños y muchos sorteos en las tómbolas trucadas que hacen que todos se lleven sus premios a sus tumbas nido. Unos payasos del circo pintan de colores las tumbas de los más pequeños para que duerman parte de su eternidad confiados en el recogimiento que ofrecen los colores de fantasía, bravos, entusiastas y entrañables. Me encantan las noches y los días de los muertos, no son fáciles de entender e interpretar, tienen su lenguaje propio, su simbolismo singular. Por eso, siempre que puedo, me traslado a México para llenarme de muerte y sentirme vivo. Ya están aquí, ya ha llegado un año más, el circo que venera y celebra el Día de los Muertos.

Publicado el noviembre 11, 2017 en Artículos Propios y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 16 comentarios.

  1. Muy bonita entrada. A pocas personas les gusta hablar de la muerte, pero si hay dos cosas ciertas son el nacimiento y la muerte, afortunadamente no sabemos cuando sucederá una u otra. La muerte es presencia continua en nuestra vida, pero preferimos mirar a otro lado o hacer de ella un tema tabú. Creo que es el miedo el que nos hace actuar así. Para los cristianos la muerte es Vida porque con ella viene la Resurrección, pero si no fuese así de todas formas es un cambio de estado. Como siempre me gusta leer sus entradas. Un cordialisimo saludo

  2. 😉 cierto…
    Feliz semana para ti tambien.

  3. Me encanta tu articulo, y esta reflexion…
    “No siempre es fiesta para ellos (los muertos), no siempre protagonizan la atención de los registrados como vivos por la genética imperante, vivos orgullosos y egoístas que consideran al resto de viajeros por los universos cabalísticos como meros actores de reparto descatalogado, racistas vitales que no entienden que la muerte es un recreo trascendente para reponer fuerzas, hacer inventario y seguir trayecto. ”
    Es tremenda, y abierta a un nuevo entendimiento de lo que somos en realidad, y nuestro papel en el universo espacio y el universo tiempo.
    Permite que te mande un beso, querido Gorrion de asfalto. Me ha hecho feliz tu articulo.

    • Pues me alegra y mucho, si algo escribo es para comunicar y expresar. Conocemos poco a la muerte, la tenemos pocas veces presente, cuando es el único ajuar vital (filosofeando un poco) que tenemos seguro aunque nadie sabe cual será el momento de la cita. Feliz semana y un fuerte abrazo.

  4. habiendo tantas cosas vivas para celebrar….

  5. Me ha gustado mucho tu artículo. Creo que no hay nada más real y auténtico que la muerte y nada más cierto desde que nacemos. La muerte ha preocupado siempre al ser humano y está presente en todas las artes, y por ello, también en la poesía.
    Yo misma tengo varios poemas en el que la muerte es protagonista: En “Un abismo del tiempo” comienzo con estos versos: Sé que la muerte es un nacer desnudo/ un camino frío sin retorno/ un horizonte en las tinieblas/ un final inexorable. Sé que es lecho de lo eterno.” Y siguen unos cuantos versos más… y termina con estos dos: “Sé que cede paso a nuevos seres/ y que completan un ciclo de vida”.
    Espero me disculpes por este atrevimiento.
    Muchas gracias y un saludo.

  6. Lo has descrito de tal modo que sentí estar allí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La Luz de Mis Ideas

...ESCAPANDO DEL BAÚL...

Jesús Pacheco Pérez

Autor de Gris Esperanza

El mundo contigo

#Viajeras con #mochila

Un hombre sin piedad

Críticas de cine y series (y algún que otro monigote)

bipolar lucy

Hola, Bienvenidos a mi blog donde compartiré algunas cosillas que hago como poesía, cortometrajes independientes, fotografias y relatos de mis experiencias con mi trastorno bipolar, invitados a comentar ó compartir conmigo, abrazos apretados a todos.

Be Blogger (Official)

I am a freelance writer and blogger with a passion to create original content. I develop web content and write for online and offline magazines. I'm a seasoned blogger with expertise in writing impressive blog posts, comments, and use of social media.

A %d blogueros les gusta esto: