VAREO Y PAISAJE OLIVAR

Mediterráneo en mayúsculas, sabor a tierra, conciertos de chicharras y alrededor, desde cualquier horizonte, el paisaje olivar: cercano, tradicional, duro, inhóspito pero hospitalario. Y a su debido tiempo, el jaleo, el espectáculo de derribar aceitunas con una vara, varear. Experiencia y contacto con la naturaleza para quienes no viven de ello; labor quejosa, esforzada, pero agradecida, para los que viven del cultivo servido por el mediterráneo en bandeja de plata.

Publicado el diciembre 19, 2019 en Piezas/Lugares y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Que duro trabajo el del aceitunero altivo como ya decía el célebre don Miguel Hernández

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

La máscara rota

Publicación de cuentos, ensayos y otro tipo de contenidos

¡Vaya Diario!

viajes, geografía y cuentos

El vuelo de la lechuza

Filosofía, literatura, humanidades.

El cuidado en la palabra

Enfermeras que cuidan a través de las palabras

El espacio de Chus

Un blog de rebote

Vivencias de un Pirata

Afotando por la vida.

A %d blogueros les gusta esto: