LOS MILAGROS DE LA NATURALEZA AÚN SON POSIBLES

Hay escalas milagrosas, no valen comparaciones o especulaciones, pero hay que admitir que cuando viajas por el desierto agradeces el sencillo y paradójico lujo de un oasis, un auténtico regalo para el descanso, la puesta a punto general y para dejar pasear por su cuenta a nuestras emociones.

Publicado el enero 13, 2020 en Piezas/Lugares y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

La máscara rota

Publicación de cuentos, ensayos y otro tipo de contenidos

¡Vaya Diario!

viajes, geografía y cuentos

El vuelo de la lechuza

Filosofía, literatura, humanidades.

El cuidado en la palabra

Enfermeras que cuidan a través de las palabras

El espacio de Chus

Un blog de rebote

Vivencias de un Pirata

Afotando por la vida.

A %d blogueros les gusta esto: