PAN DE ÁNGEL

Siguen teniendo su mercado los recortes sobrantes de las obleas que se dedican al oficio divino. Suelen encontrarse en algunos conventos, especializados en la labor, y en algunos puntos estratégicos de nuestra geografía. Esta bolsa es un regalo, que acepté con agradecimiento, dado que estos recortes suman muchos recuerdos y anécdotas en mi inventario personal.

Publicado el junio 19, 2021 en Artículos Propios y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

La máscara rota

Publicación de cuentos, ensayos y otro tipo de contenidos

¡Vaya Diario!

viajes, geografía y cuentos

El vuelo de la lechuza

Filosofía, literatura, humanidades.

El cuidado en la palabra

Enfermeras que cuidan a través de las palabras

El espacio de Chus

Un blog de rebote

Vivencias de un Pirata

Afotando por la vida.

A %d blogueros les gusta esto: