La malvada agente de aduanas

Periódico Irreverentes

por Manuel Villa-Mabela

El doctor Cifuentes del Pino Caducado me advirtió severamente que no me dejara embaucar por las sublimes rebajas de los viajes de otoño. Según su criterio galeno me encontraba muy bajo de defensas para abandonar el refugio armónico que representa mi casa, donde me es más sencillo neutralizar cualquier duende travieso que aparezca por  mi mente. No le hice demasiado caso, dado que el susodicho doctor era el suplente en funciones de mi doctor titular, el prestigioso doctor Cifuentes del Pino Brotado, que por ocasionales trastornos vitales se ha tomado unos días de riesgo en un balneario junto a una jovencita de escandalosas formas y conducta, muy aficionada al yoga Tántrico.

Compré unos billetes en unos grandes almacenes que encontré al paso. Elegí Londres, siempre me ha gustado Londres. Sabía a lo que me exponía pero la vida es audacia, frenesí, desenfreno, siempre y cuando te tomes…

Ver la entrada original 434 palabras más

Publicado el diciembre 28, 2013 en Textos Propios y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Vivencias de un Pirata

Afotando por la vida.

El plumier de Nenuse

Poesía, cuentos infantiles y relatos de Neus Bonet i Sala

4000 Wu Otto

Drink the fuel!

Muslim Life

Life in islamic point of view

Lluís Bussé

Barcelona's Multiverse | Art | Culture | Science

JaZzArt en València

Faith saved us from the savages that we were, losing faith makes us savages again

A %d blogueros les gusta esto: