RELICARIO DE ODORICO DE PORDENONE

Odorico de Pordenone fue viajero y misionero franciscano en el siglo XIII. Sus relatos fueron junto con las obras de otros exploradores como Marco Polo, las primeras descripciones documentadas y oficializadas de Asia por Occidente. 

La historia de los relicarios es extensa, variada y salpicada de anécdotas y hechos entre fervientes y fantasiosos. Primero los conocimos con el nombre de encólpium, si bien entonces tenían carácter privado. Hay bellos ejemplos del siglo IV y son célebres los que se hallan del siglo VI en el Tesoro de Monza. A partir del siglo IX empezaron a colocarse además sobre el altar relicarios en forma de cajas o arquetas.Este tipo de relicario prosiguió en siglos posteriores hasta llegar al arte ojival, siendo preferidas las arquetas. El relicario adoptó desde el siglo XIII formas muy variadas y creativas, por ejemplo, la de arqueta y templete, imitando un templo; de ostensorio, con su pie y su torrecilla y la de busto y estatua, con la imagen del Santo a que pertenece la reliquia que allí se recoge. La fotografía que acompaña la entrada es «dicen» el relicario que contiene el cilicio de Odorico.

Si te apetece seguir leyendo te recomiendo el siguiente enlace

Publicado el octubre 10, 2015 en Piezas/Lugares y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Cilicio a lo bruto, los he visto más refinados.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Vivencias de un Pirata

Afotando por la vida.

El plumier de Nenuse

Poesía, cuentos infantiles y relatos de Neus Bonet i Sala

4000 Wu Otto

Drink the fuel!

Muslim Life

Life in islamic point of view

Lluís Bussé

Barcelona's Multiverse | Art | Culture | Science

JaZzArt en València

Faith saved us from the savages that we were, losing faith makes us savages again

A %d blogueros les gusta esto: