ASILO DE CIGARROS

Esta arquitectura naif no es una maqueta para constructores poetas. Tampoco se trata de un juguete ingenuo. Desde luego, es antigua y cumplía un objetivo humanista, aunque hoy sus destinatarios son apestados de la sociedad del consumo light . Estamos ante una reliquia de la caridad de antaño, esta casa-asilo no es otra cosa que un recogedor y contenedor de cigarros, que la gente de bien obsequiaba a los ancianitos de los asilos, antes las mujeres no fumaban porque era pecado. Metían el donativo por el punto de la «i» y adentro. ¡Qué tiempos aquellos!!!

Publicado el noviembre 21, 2015 en Artículos Propios y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Yo nunca creí que existiera algo así, que maravilla y eso que no soy consumidor

  2. Curioso, desconocia ese «cepillo».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

La máscara rota

Publicación de cuentos, ensayos y otro tipo de contenidos

¡Vaya Diario!

viajes, geografía y cuentos

El vuelo de la lechuza

Filosofía, literatura, humanidades.

El cuidado en la palabra

Enfermeras que cuidan a través de las palabras

El espacio de Chus

Un blog de rebote

Vivencias de un Pirata

Afotando por la vida.

A %d blogueros les gusta esto: