CEMENTERIO MECÁNICO

Las grúas, los coches, los camiones, todo ser, enteramente, mecánico o híbrido emparentado con esa raza, no rinden homenaje o culto a ninguna divinidad. Es decir, su olvido vital, enterramiento o destrucción, depende de sus últimos dueños, amigos o parentela de la cacharrería. ¿Triste? No lo sé, pero dado que soy un sentimental, rara es la tarde que no me hago con un ramo de flores o cualquier maceta de margaritas y me echo a los caminos en busca de cadáveres mecánicos. Aquí debajo está el último difunto de chapa y plástico que me he encontrado. He dejado las flores sobre el capó y, como detalle emocional, he dejado sobre el salpicadero el último código de circulación. Soy así. Mira que debió ser guapo este coche en sus años mozos. Ay, la vida, cuantos disgustos nos ofrece. En fin, ahora, me voy al cine.

IMG_20151109_145627

 

Publicado el noviembre 22, 2015 en Artículos Propios y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Sentimental y además te recuerdan a antiguos amores, ejemplares semejantes de cuya carrocería e interior estuviste enamorado, no es así?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Pensamiento Creativo

Mejoramiento personal

Sobre ficciones

"Lo curioso del arte es que no celebra nada, se celebra así mismo." Javier Daulte

Bitácoras y desperdicios

Más basura cibernética y cafeinómana

Libero Verbi

Poesía y pensamientos desordenados

Cronopio maldito

Bienvenido a tu hogar mental.

EDICIONES INVASORAS

Por un teatro de invasión

A %d blogueros les gusta esto: