CALLE FIESTERA

Un día de cada día esta calle sería discreta y nada pretenciosa, cumplidora de su papel urbano, pero cuando suenan los compases de fiesta patronal, la calle se convierte en un escaparate festivo, en un abanico de colores y sensaciones. Me gusta que la alegría asalte a la gente, pero me gustaría más no tener que vestir la calle de verbena para ser o perseguir la alegría. La felicidad tendría que ser uno de tantos amigos invisibles que pululan a diario por nuestro alrededor.

Publicado el julio 16, 2018 en Artículos Propios y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Me encantó. He sentido lo mismo en algunos momentos.

  2. Lo lindo de la felicidad es que es un estado pasajero…saludos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Vivencias de un Pirata

Afotando por la vida.

El plumier de Nenuse

Poesía, cuentos infantiles y relatos de Neus Bonet i Sala

4000 Wu Otto

Drink the fuel!

Muslim Life

Life in islamic point of view

Lluís Bussé

Barcelona's Multiverse | Art | Culture | Science

JaZzArt en València

Faith saved us from the savages that we were, losing faith makes us savages again

A %d blogueros les gusta esto: