ECOS DE LA MEMORIA

Los ecos de la memoria están siempre despiertos, sobre todo, cuando se recorren calles o rincones, que han tenido un significado en tu itinerario vital. Y es bueno visitar esas geografías urbanas porque desaparecen sin previo aviso. Así me ha sucedido a mí, que recién llegado a los madriles habían dos puntos importantes: La gata Flora y el Café Isadora, pero no aparecen en escena porque ya no existen. Menos mal que por lo menos me queda uno: el Café Manuela de Malasaña.  

Publicado el marzo 21, 2019 en Piezas/Lugares y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 7 comentarios.

  1. Me pasa cuando voy a Puerto Rico y han desaparecido negocios a los que solía ir, o las cosas han cambiado de dueño y no son lo mismo, o el paisaje urbano está abandonado. Te entiendo perfectamente, Manuel.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

La máscara rota

Publicación de cuentos, ensayos y otro tipo de contenidos

¡Vaya Diario!

viajes, geografía y cuentos

El vuelo de la lechuza

Filosofía, literatura, humanidades.

El cuidado en la palabra

Enfermeras que cuidan a través de las palabras

El espacio de Chus

Un blog de rebote

Vivencias de un Pirata

Afotando por la vida.

A %d blogueros les gusta esto: