INDIGNACIÓN CULTURAL EN UN HOSPITAL

Los ladrones no se llevaron los libros y eso duele

Ha causado honda impresión el robo llevado a cabo en la habitación de un hospital.  Los robos no sorprenden, pero esta vez los delincuentes han llegado demasiado lejos. Han sustraído un reloj de oro falso, una caja de bombones abierta y un paquete de toallitas refrescantes con olor a menta. El pecado consiste en no robar dos libros estacionados sobre la cama hospitalaria y que su propietaria entiende que ni siquiera se han ojeado o cambiado de postura. Semejante acción anti-cultural y anti-humanista ha puesto los pelos de punta a escritores, lectores, libreros, bibliotecarios y asociaciones de intelectuales anónimos, que están barajando la posibilidad de solicitar, al Ministerio de Justicia, una ley que tenga a bien favorecer la pena, a todos los ladrones que incluyan libros y otros objetos de uso cultural en sus botines. Todo es poco para que la cultura no muera.

Publicado el abril 16, 2020 en Artículos Propios y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Ellos se lo pierden porque «La nostalgia feliz» de Amélie Nothomb, es un libro muy entretenido. No se lo tengas en cuenta 😉

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

La máscara rota

Publicación de cuentos, ensayos y otro tipo de contenidos

¡Vaya Diario!

viajes, geografía y cuentos

El vuelo de la lechuza

Filosofía, literatura, humanidades.

El cuidado en la palabra

Enfermeras que cuidan a través de las palabras

El espacio de Chus

Un blog de rebote

Vivencias de un Pirata

Afotando por la vida.

A %d blogueros les gusta esto: