PREPARANDO LAS CHIMENEAS

Estamos pensando en playas, rendidos a los tostados de piel y quejándonos del calor, pero también hay personas que no olvidan el ciclo de la naturaleza. Es decir, que volverán, supongo y si no hay algún virus estratosférico que lo impida, las gozosas noches de frío. Nada mejor que cortar y poner a buen recaudo la leña para que el fuego nos ayude a acurrucarnos en algún rincón que nos permita pensar en el dulce verano que quedó a espaldas del tiempo.

Publicado el julio 23, 2020 en Artículos Propios y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Y qué acogedor es tomar un humeante café ante la chimenea encendida… tengo la gran suerte de tener una y me encanta contemplar las llamas, yo creo que me relaja…
    Abrazos y feliz verano.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

La máscara rota

Publicación de cuentos, ensayos y otro tipo de contenidos

¡Vaya Diario!

viajes, geografía y cuentos

El vuelo de la lechuza

Filosofía, literatura, humanidades.

El cuidado en la palabra

Enfermeras que cuidan a través de las palabras

El espacio de Chus

Un blog de rebote

Vivencias de un Pirata

Afotando por la vida.

A %d blogueros les gusta esto: