Archivo del sitio

HAY QUE BESAR «EL CUL DE LA LLEONA» PARA NO SALIR O RETORNAR PRESTO A GIRONA

Hacía una mañana estupenda y el casco viejo de Girona me gusta, es decir, paseo a la vista. Pues bien, paseando por la Plaça de Sant Fèlix, contemplando a la famosa leona, recordé que cuenta la historia o la leyenda, no recuerdo bien, que en la calle Calderers se levantaba El hostal de la Leona y como reclamo publicitario una felina de buen porte trepaba por una columna encastada a la pared. Parece ser que a todo el que acertaba a pasar por su lado se le iban las manos al culo, cosas que pasan, y el toque cariñoso-escatólogico se convirtió en costumbre y luego, un paso más en las confianzas, se pasó del toque al beso. Y por el motivo que fuera quedó establecido que quien lo hiciera no saldría o retornaría pronto a la ciudad. El hostal se perdió en el tiempo, pero queda bien patente una escultura con escalera para hacer con el culo de la leona lo que plazca y, la confianza de que al hacerlo, pronto volveremos a esta bella, entrañable y sorprendente ciudad. Hay turistas que hacen trío con la costumbre.

La máscara rota

Publicación de cuentos, ensayos y otro tipo de contenidos

¡Vaya Diario!

viajes, geografía y cuentos

El vuelo de la lechuza

Filosofía, literatura, humanidades.

El cuidado en la palabra

Enfermeras que cuidan a través de las palabras

El espacio de Chus

Un blog de rebote

Vivencias de un Pirata

Afotando por la vida.