Archivo del sitio

OPORTO Y EL DUERO

Oporto siempre ha estado ligada al Duero. Sus paisajes, sus escenas y su vitalidad rezuman esa esencia salina tan propia de los nidos de mar. Otra de sus características más propias son sus azulejos blancos y azules, su generosidad decorativa a lo largo de calles, plazas y edificios, pero en el fondo, siempre el Duero con sus creativas y pintorescas orillas, sus naves de toda clase y estilo, surcando las aguas, creando una atmósfera propia de vida que se mezcla con los siglos y sus tradiciones. (Fotografías : Consuelo Montolio Paltré)

ECOS DE OPORTO

Pocas ciudades en Europa resultan tan entrañables y cercanas. Su belleza, mejor dicho, su poesía urbana trasciende y nos siembra de nostalgia. Hasta las cuestas empinadas me gustan en esta singular ciudad vestida de azulejos y arquitecturas que se pierden en el tiempo. Raro es que cuando ando por Oporto no me acerque a sus bodegas y, desde luego, me pierda por todas las cercanías al Duero (Fotografías de Consuelo Montolio Paltré)

LA CATEDRAL DE OPORTO

La catedral es testigo arquitectónico de la historia de Oporto. Esta maravillosa construcción se inicia en estilo románico en la primera mitad del siglo XII pero no se pone de largo hasta principios del siglo XIII. Desde entonces ha protagonizado muchas variaciones, por ejemplo, en tiempos góticos sumó arbotantes a su arquitectura y se creó el claustro actual. En tiempos barrocos su exterior sufrió distintas puestas a punto de acuerdo con la época. En 1772 una portada de nuevo cuño sustituye al original. El arquitecto Nasoni sumó un nártex barroco en su fachada lateral. No podemos olvidar su riqueza musical, dado que posee tres órganos de brillante factura y, tratándose de una catedral portuguesa, no podemos dejar de citar los paneles de azulejos que resumen la vida de la Virgen y las metamorfosis de Ovidio. Estamos ante un punto monumental y emocional de la ciudad con sello de obligada visita. (Fotografía: Tuchy Regueras)

POESÍA SOBRE EL DUERO

Pocas ciudades con mayor encanto que la vieja, pero siempre palpitante y actual, Oporto. Su fortuna por compartir vecindad con el Duero le ha otorgado una poesía urbana singular que sabe aprovechar hasta el último sorbo lírico. Sus calles son laberintos cromáticos, escenas vitales que transmiten ganas de lanzarse a cualquier experiencia y aventura que aparezca en nuestro camino. Volver a Oporto es siempre un regalo y los regalos hay que compartirlos.

IMG-20150321-WA0000

Vivencias de un Pirata

Afotando por la vida.

El plumier de Nenuse

Poesía, cuentos infantiles y relatos de Neus Bonet i Sala

4000 Wu Otto

Drink the fuel!

Muslim Life

Life in islamic point of view

Lluís Bussé

Barcelona's Multiverse | Art | Culture | Science

JaZzArt en València

Faith saved us from the savages that we were, losing faith makes us savages again