BOTELLÓN NON STOP

No suelo ir de botellón, me gusta beber acompañado, pero a solas. Me gustan los botellones ecológicos, los botellones vegetarianos, los botellones poéticos, los botellones metafísicos y los botellones en los aparcamientos, pero, los nuevos propietarios de mi garaje favorito han decidido, cruel destino, no permitir esta “socialización popular” en su recinto y pretende que hagamos botellón extramuros de sus posesiones. La  depresión está corriendo por las venas de los adictos a dicho evento. Vamos a manifestarnos hasta que la cordura entre de nuevo en los garajes. Sin la locura de unas gotas (o algo más) de alcohol, quién puede superar la realidad? Eso o que se nos permita un abanico de oportunidades para poder vivir o un amplio surtido de cursos vitales para abrazar esperanzas dignas. Y conste que me han echado de muchos botellones por no beber, pero eso ya sería otra historia.

Y para pasar el mal sabor de boca os recomiendo la siguiente entrada

IMG_20150717_111402-1

Publicado el agosto 2, 2015 en Artículos Propios y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Ushma Patel

When the green woods laugh with the voice of joy, And the dimpling stream runs laughing by; When the air does laugh with our merry wit, And the green hill laughs with the noise of it.

Pixel Edit

Creative PicsArt Editing Tutorial | Photo Editing Tutorial

KUSAMER'S

"God Knows I'm Tough Enough"

PU[N]TOS DESCOSIDOS

La poesía no podrá cambiar el mundo pero sí a las personas que lo pueden cambiar.

Apuntes de un mosquetero:un blog de cultura

En el teatro del Siglo de Oro, los mosqueteros eran quienes presenciaban el espectáculo de pie. Eran la parte más bulliciosa del público, y la que decidía la suerte de la comedia. Un blog para hablar de teatro, de cultura y de la pasión que compartimos.

El Rincón de Suenminoe

En el soñador vida y sueño coinciden

A %d blogueros les gusta esto: